Home AMERICA Viajar desde Iquitos a Manaos en Brasil ¡Emocionante!

Viajar desde Iquitos a Manaos en Brasil ¡Emocionante!

por Gonzalo Cazenave
0 comment
manaos

Parte desde Perú y hasta Brasil navegando el Amazonas en barco

Explorar nuevos destinos como Manaos es una experiencia maravillosa. Viajar a través del Amazonas es un sueño para muchos y acá se trata de pasearse por dos países (Perú y Brasil), atravesando fronteras y viendo la variedad de paisajes.

Es estar en contacto permanente con la naturaleza, especies animales, variados tipos de geografía y sumar nuevas experiencias y vivencias a tu libro de vida.

En el camino irás conociendo distintos poblados en cada uno de los días que dura la travesía y experimentarás de primera mano los cambios de clima así como los desafíos que representa convivir al aire libre.

El trayecto completo de Iquitos a Manaos lo conforman cerca de 2.000 kilómetros, por lo que debes calcular los gatos incluidos e ir bien preparado para sortear cualquier obstáculo de último momento que se pueda presentar. Son aproximadamente de 4 a 7 días dependiendo de la fórmula de traslado que utilices, al igual que de las paradas a lo largo del camino.

Los poblados que verás son muy pequeños, habitan solo unas cuentas familias pero la experiencia de atravesar el pulmón vegetal más grande del mundo es exquisita. Es un paisaje espectacular que de lejos o de cerca siempre deja impresionado.

iquitos

SALIENDO DE IQUITOS HACIA MANAOS

Iquitos se localiza en la selva amazónica del lado peruano. Funcionó como un importante puerto comercial y para llegar únicamente se puede hacer por avión o barco. No existe ningún tipo de conexión por carretera, aunque es la sexta ciudad en población de Perú. Sus alrededores son cubiertos por los ríos Amazonas, Nanay e Itaya y el lago Moronacocha.

Si vas del extranjero, la mejor opción es tomar un vuelo desde Lima y en dos horas aproximadamente llegarás a la ciudad, aunque también se puede tomar desde las principales ciudades de Perú.  Otra forma es hacerlo en barco desde Pucallpa, lo que te tomará unos días extras pero potenciará tu espíritu aventurero. Una vez que llegues te podrás enterar un poco de su historia y conocer algunos aspectos destacados.

iquitos

Antes de hablar de Manaos hay mucho que explorar en Iquitos. Puedes conocer la Reserva Quistococha, la de indios Yaguas con sus tradiciones y costumbres o contemplar la flora y fauna de la laguna de Shansho Cocha, muchos ríos y barrios tradicionales como el de Belén, al que se le llama “la Venecia Amazónica”. Aparte de esto, ver el malecón en las noches es bastante atractivo.

Un punto destacado de Iquitos es la Plaza de Armas, que en su alrededor tiene una iglesia y algunas ruinas de la época colonial.

También debes probar su exótica gastronomía, muchas de ellas preparadas a base de pescado. Otra alternativa es conocer la gran variedad de animales o darse un paseo en barco por la parte peruana del Amazonas.

La travesía de Iquitos hacia Manaos comienza tomando la ruta que te llevará a la localidad de Santa Rosa, que es fronteriza con Brasil, Colombia y Perú. La principal fuente de traslado es el barco fluvial. Todos los días sale un viaje, pero es recomendable hacer la reservación un día antes  en el puerto si deseas una buena ubicación.

Son unas 36 horas hasta llegar a Santa Rosa, por las paradas que va haciendo en los poblados. Es importante acotar que debes llevar tus utensilios personales, una hamaca para descansar, un recipiente para comer y agua potable.  En el barco conseguirás un pequeño bar donde además encontrarás algo de comida y golosinas.

Los trámites migratorios los realizas en Santa Rosa y allí hay la posibilidad de tomar algunos botes para continuar con el recorrido. Uno de ellos lleva a Tabatinga en Brasil, desde donde podremos abordar el siguiente barco.

Una vez en la localidad brasileña debes dirigirte hasta la policía federal con el propósito de realizar los trámites de ingreso. El siguiente paso es revisar los horarios de los barcos y los tipos que podremos encontrar para seguir el viaje.

CON DESTINO A MANAOS

Los dos tipos de barcos hacia Manaos que se ofertan para seguir el viaje son los lentos que tardan cerca de tres días y los rápidos que en menos de 24 horas te llevan al destino.

Este tipo de barcos son parecidos a los que se toman del lado peruano, solo que si queremos un puesto en el camarote debemos reservarlo rápido porque son muy pocos.

Si quieres ir cómodo debes tomar un barco rápido, que tiene opciones para un viaje tranquilo y relajado, pero a un precio superior. En el tradicional a la medida que se van realizando paradas y van subiendo pasajeros, el espacio se reduce y todos quedan un poco más apretados.

manaos

En el trayecto verás la naturaleza que rodea ambos lados del rio, si el viento los mueve observarás a lo profundo antiguas construcciones hechas con madera. En algunos puntos, la embarcación se detiene en unos pequeños muelles donde suben los locales a ofrecer algunas frutas exóticas.

La inmensidad del río te hace sentir pequeño ante la exuberante naturaleza, que se deja ver entre amaneceres y atardeceres mientras transcurren las horas de viaje.

Cuando te acerques a Manaos contemplarás la forma como se encuentran en un punto determinado las aguas de los ríos.

Del lado brasileño la selva es un tanto diferente a la peruana. Se ofrecen distintas excursiones por el río a través de una canoa en la que puedes ver la variedad de la fauna amazónica.

En Manaos puedes disfrutar de la ciudad, de sus lugares históricos, de la plaza, de la movida nocturna, de sus museos y barrios importantes.

Es una zona con bastante movimiento turístico, incluyendo una amplia oferta hotelera, cuenta con reservas naturales y un clima húmedo y cálido característico de la selva.

TIPOS DE TRANSPORTE

Hacia Manaos existen varios tipos de transporte. Los hay lujosos, que son mucho más costosos pero llegan rápido de un lado a otro y están las tradicionales embarcaciones en las que la travesía se hace de forma comunitaria.

En las lanchas rápidas, cada pasajero tiene su puesto y gozan de mayor comodidad, aparte de que el tiempo en el agua es más corto. Los precios cambian dependiendo con la temporada, lo cierto es que duplica en costo a la embarcación lenta.

En el caso del barco lento, el pasajero tiene derecho a las comidas para lo cual debes cargar tu propio recipiente, un refrigerio y la posibilidad de usar los baños. Tiene tres plantas y la principal forma de dormir es en una hamaca que debe llevar cada quien. Da la oportunidad de conocer nuevas gentes y de vivir otras aventuras. También los costos varían de acuerdo con la temporada. Su largo es de unos 100 metros por 20 de ancho.

El viaje hacia Manaos se puede realizar desde Brasil hasta Perú también, todo depende de la preferencia que tenga el aventurero.

Cada día va cambiando dependiendo de la zona que se recorra y de las bondades que presente el camino. Pero ante todo es una oportunidad de conocer de cerca la cultura y forma de vida de quienes habitan en las poblaciones entre el río Amazonas.

manaos

EL RITMO DEL VIAJE

Para ir de Iquitos hacia Manaos debes ir preparado para todo. Por ello la importancia de llevar toallas húmedas, papel higiénico, y los artículos personales necesarios. Los mosquitos a veces hacen ataques y el convivir con centenas de personas presenta un reto, por los ruidos y en algunas ocasiones las incomodidades.

Las comidas tienen un plazo para servirlas, debes acudir en esos momentos porque de lo contrario te quedarás sin nada o deberás recurrir a lo que hay en el bar, que son cosas bastante elementales.

Por parlante se avisa la hora de las comidas y la mayoría están atentos para hacer la fila. En el barco hay enchufes por montón para que nadie se quede sin electricidad para su teléfono, computador personal o cámara.

Hay que tener una actividad que realizar en tu trayecto de Iquitos hacia Manaos. Unos optan por los juegos de mesa, escuchar música o mirar la tele. Ver el paisaje es agradable por ratos, pero en algunos momentos se repiten las escenas o son muy parecidas. Pocos prefieren leer, que también es una buena opción al igual que ver alguna película.

Viajan personas de todas las edades, incluyendo niños. Muchos se van quedando a lo largo del camino, otros se van subiendo. Y unos pocos lo hacen de frontera a frontera para ir de un país a otro.

Si estás pendiente podrás sorprenderte con algún espectáculo natural rumbo Manaos y sobre todo los domingos es común ver a gente de los pequeños poblados realizando alguna actividad a la orilla del río.

A unos 15 kilómetros por hora se mueve el barco, la mayoría de las  veces por en medio del río, sobre todo si la corriente está normal.

Así pasan los días, viviendo momentos que forman parte de la vivencia y estando en contacto con el principal pulmón vegetal del mundo.

¿Deseas viajar de Iquitos a Manaos?

¡Viaja de Iquitos a Manaos! Te cotizamos el seguro de viaje más barato. Totalmente adaptable a tu presupuesto y necesidades.

Cotiza tu seguro de viaje

Artículos Relacionados

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más

Privacy & Cookies Policy