Home DIARIO DE VIAJE Tumichucua y el legado de Facundo

Tumichucua y el legado de Facundo

por Danel Ayesta
0 comment

Cuando estuve en Tumichucua, una comunidad enmarcada en la cuenca amazónica boliviana de aproximadamente 60 habitantes, mucha gente me hablaba de un tal mochilero argentino llamado “Facundo”. Sin explayarse demasiado lo nombraban constantemente y percibía gestos de agrado que lo ponían a “Facu” en una posición de ser entrañable quien, quizás sin imaginarlo, terminó ayudando a un colega.

Caí la noche en la amazona boliviana y los mosquitos hacían de las suyas. Una camionetita me dejaba en un empalme a 15 kilómetros de Riberalta, cuya extensión era de 30 cuadras con respecto a mi destino final: Tumichucua, una pequeña comunidad a las orillas de un hermoso lago de aguas verdes, rica en fauna ictícola y en variedades de frutas.

fioto

Niña de la comunidad, todas las mañana yendo a recoger el agua del lago para potabilizarla.

 Lejos de hacer mis primeros 50 metros, una moto pasó y el conductor muy amablemente ofreció un traslado a modo de cortesía. “¿Te mandó Facundo?”, preguntó rápidamente Eduardo. Aclaré que había llegado a ese lugar por recomendaciones y presagiando una excelente experiencia, el motociclista me dejó en la casa de Armando. Prácticamente no había emitido palabra, que el hijo mayor de la vivienda, Esteban, me estaba ofreciendo tirar la carpa allí, uno de los pocos lugares en la comunidad que tiene bajada al espejo de agua.

foto1

Atardecer en Tumichucua, desde el muelle. Allí se puede acampar gratuitamente ante un inmenso espejo de agua.

Fui por una noche y me terminé quedando siete días. Tratando siempre de encasillar dentro de parámetros de solidaridad, decencia, compañerismo, respeto, busqué conectar con gente del lugar y me resultó muy sencillo. Si bien considero ser un tipo entrador, en Tumichucua solo bastaba con ser mochilero. La gente creía en los buenos valores de la persona que llegaba con una mochila proveniente de otro país con un aspecto tan peculiar por esos pagos, porque cuatro años atrás un joven “así como vos”, se había quedado durante un año y “se ganó el cariño de todos”.

Nota Escrita por Danel Ayesta para Portal Mochilero.



Te ha gustado!? Comparte en tus amigos!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •   
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   

Artículos Relacionados

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más

Privacy & Cookies Policy