Home ASIA La misteriosa isla de Sentinel del norte en India

La misteriosa isla de Sentinel del norte en India

por Gonzalo Cazenave
1 comment

Las historias y misterios que esconde esta isla son innumerables. Visitarla es imposible.

Este archipiélago, ubicado en el Golfo de Bengala (India), se extiende por 72 kilómetros cuadrados, en los que domina una tribu descendiente de los polinesios y mongoles que se encuentran en la zona desde hace milenios, aunque ya solo quedan alrededor de 400 habitantes.

Los que han intentado acercarse a Sentinel del Norte son expulsados de forma violenta, a punta de lanzas, flechas y piedras. Tanto funcionarios gubernamentales, historiadores, cineastas y turistas que han querido conocerla no han podido por la hostilidad de sus pobladores.

Otros cuentan que los que llegan a la isla y no pueden escapar tras el feroz ataque, son asesinados para luego ser consumidos por los locales. La violencia es su método de protección y de preservarse a lo largo de los años, poblando un lugar que es de su exclusividad y al cual no tienen permitido ingresar nuevos miembros.

Su gente es de piel oscura, viven en pequeñas comunidades en las que hay casas sin paredes laterales; tanto los hombres como las mujeres usan collares y cuerdas en el cuerpo, aunque los primeros van armados. Han logrado sobrevivir a muchas dificultades, entre ellos el tsunami del 2004.

Al parecer, la violencia es una consecuencia de los conflictos que han vivido con anterioridad y consideran a cualquier extraño un enemigo, aunque también se ha concluido que es un método de protección para evitar contaminarse con alguna bacteria, virus o infección.

A pesar de todo ello, diversas organizaciones mundiales afirman que los habitantes de Sentinel son saludables y prósperos, aunque a la vez son vulnerables a cualquier enfermedad extraña que podría exterminarlos por no tener ningún tipo de avances en medicina como los que tiene el resto del mundo. Su forma de vida es el cultivo de la tierra y la pesca.

CÓMO ES EL TERRITORIO DE LA ISLA

Todo parece indicar que no hay ningún recurso natural importante o atractivo, pues durante los últimos años el gobierno de la India ha manifestado que no piensa interferir en el modo de vida de los pobladores ni tampoco tomar medidas en contra de ellos en caso de que asesinen a quienes se acerquen violando las restricciones que se han impuesto.

Las fotografías que se tienen son de muy mala calidad, algunas de la década de los 90 o tomadas a muy larga distancia y el resto son tomas satelitales que muestran una visión global del territorio, al que aparte de por las características de los moradores también es de difícil acceso.

Para la historia quedó la noticia del misionero estadounidense que lo tomó como su siguiente destino evangelizador, la primera vez logró llegar y huir antes que lo asesinarán, pero la segunda fue imposible y lo ataron, arrastraron y le dieron muerte, siendo uno de los casos más sonados de alguien a quien le han quitado la vida en su intento de explorar el archipiélago.

Sentinel está rodeada de una densa jungla, no tiene ningún puerto para su llegada y los arrecifes de coral dificultan aún más la navegación hasta la zona. Además, cuenta con playas de aguas azul turquesa y arrecifes vírgenes que en otras circunstancias serían aprovechados por las empresas de turismo y sería un lugar de mucho interés a los visitantes.

Pero la realidad sigue siendo que mientras se mantengan los habitantes de la tribu, el acceso será prácticamente imposible, bien sea por aire o por mar, pues las armas siempre están listas para atacar a quien sea un desconocido.

UN CONTACTO CERCANO

La  mayoría de los que se han acercado, han terminado huyendo a toda prisa. De las historias que se tiene constancia de alguien que ha estado cerca es el antropólogo Trilok Nath Pandit quien tuvo un contacto breve con ellos, regalándoles cocos y acercándose a la orilla hasta que fue amenazado con cortarle la cabeza. Pero de allí también se sacaron algunos datos interesantes sobre la cultura y de las tradiciones que conservan a lo largo de los años.

En otro caso, un grupo de documentalistas llegaron también con algunos regalos hasta la orilla, se acercaron pero al final uno de sus miembros terminó con una flecha en las piernas.

Hay que destacar, que la razón por la que usan los cocos para acercarse es porque les llaman la atención ya que en la zona no se cultivan y ven el regalo como un gesto amistoso.

Lo que se sabe es poco, solamente a la distancia se les puede observar y hasta un lugar donde no lleguen las flechas. Con ello se percibe que aún viven y que hay habitantes sanos.

Su aislamiento probablemente perdurará en el tiempo, solo queda al resto del mundo respetar sus normas o de lo contrario morir en el intento al tratar de conocerlos un poco más.



Te ha gustado!? Comparte en tus amigos!
  • 72
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •   
  •  
  •  
    72
    Shares
  •  
    72
    Shares
  • 72
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   

Artículos Relacionados

1 comment

Héctor Guzmán enero 31, 2020 - 16:08

Me parece perfecto que quieran conservar su forma de vida. Una pena que las personas quieran ir a pesar de saber el destino que pueden correr. Ellos quieren seguir viviendo al estilo que conocen y me parece perfecto. No me parece el método, pero veo que es porque no respetan su deseo. Peor si los quieren “evangelizar”. No hay recuerdos gratos en el mundo sobre esto. Lo primero que haríamos , si nos permitieran descender y vivir ahí, sería organizar tours , crear algún apart hotel y empezar a contaminar.

Reply

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más

Privacy & Cookies Policy