Home ENTREVISTAS ENTREVISTA: de periodista de TV a mochilero por latinoamérica

ENTREVISTA: de periodista de TV a mochilero por latinoamérica

por Danel Ayesta
0 comment

Danel Ayesta es un joven periodista, colaborador de Portal Mochilero y administrador de la Fan Page de Facebook “Sueños de Mochila”, que desde hace un año decidió dejar su trabajo estable en los medios de comunicación para cumplir un sueño: recorrer Latinoamérica haciendo AutoStop, compartiendo postales, historias viajeras y alojándose en casas de familia.

1385158_10208586842302890_6782216583056186596_n

El 14 de agosto de 2015 resultó ser una fecha bisagra para Danel. Tras cubrir las elecciones dentro de su ciudad natal, Tres de Febrero, con tan solo 25 años le ponía fin a su ciclo los medios de comunicación bajo una tenue lluvia que lo seguía hasta su hogar. Dejaba, tal como señala Gabriel García Márquez, “El mejor trabajo del mundo”.

En un rincón de su cuarto, la mochila esperaba ansiosa la aventura más importante de su vida. “Ya había realizado varios viajes, pero lo máximo habían sido 30 días en Bolivia”, explicó el periodista viajero de buen pasar profesional en su estabilidad. “Trabajada en una agencia llamada N3F, el sitio zonal con más seguidores de Argentina y había tenido participaciones en C5N, TN y Canal 9”, aseguró.

Ante el panorama que mencionas, ¿qué sentido tenía dejar todo?

A mediados del 2014 empecé a tener muchas dudas sobre la manera correcta de ejercer la profesión. Me sentía incómodo, poco motivado y sin ningún tipo de aspiración en el medio, sensaciones que se acrecentaron cuando tuve la posibilidad de compartir mesa con periodistas de renombre en diferentes canales durante un breve lapso. Me sentía domesticado y una cuestión tan esencial y básica como “respetar una línea editorial”, ya me exasperaba. Cambiaba el sustento económico por la libertad informativa.

¿Qué recordás de tu primer día en estado Nómada?

El primer día lo pasé en San Luis con amigos / compañeros de trabajo. Fuimos en una camioneta y me pasaban mil cosas por la cabeza. Me reproducía situaciones positivas y negativas que podían registrarse en esta nueva etapa. Recibía palabras de aliento y duda. No comprendían mucho lo que estaba haciendo, pero yo tenía una seguridad tremenda. Todo dependía de mi voluntad, de mi perseverancia, de mis ganas de aprender. 13413120_10208804279658688_3879519590427242422_n

¿Qué lugares visitaste en principio?

Estuve en Potrero de los Funes un día y rápidamente me fui para Mendoza. Justo caía fin de semana largo y dos amigos, Juan y Milena, habían viajado hacia la provincia cuyana. Fue un gran comienzo, una gran contención tener gente cercana en un principio. Luego empecé a dar varias vueltas sin seguir un rumbo fijo. Primero por varios pueblos de San Juan, luego distintos sectores en Córdoba que me cautivó nuevamente con San Marco Sierra, parada bien reflexiva y emocionante: Allí festejé mis 26 años. Luego deambulé por el norte argentino, recorriendolo en profundidad hasta que un día me levanté en Purmamarca, miré a Belén y Luis, dos chicos que estaban parando al lado mío, y les dije “me vuelvo, visito a mi familia y salgo de nuevo”.

Muchos de los que vuelven terminan quedándose …

Sí y resulta muy comprensible. Estuve poco tiempo, pero no saben lo difícil que fue salir nuevamente. La situación de saludar a mis padres, hermanas, amigos. Yo siento un gran sentido de pertenencia hacia mi barrio, Caseros, pero me seducía la idea de conocer. El mundo tiene muchas páginas y estaba encerrado en una. Además, no tenía ningún tipo de aspiración dentro de la estabilidad. Si me quedaba era para estar tirado en una cama sin hacer nada.

¿Qué cambió de esa primera salida con respecto a la segunda?

Yo decía que iba a recorrer Latinoamérica, pero inconscientemente le ponía una barrera muy significativa a la frontera. De hecho me volví sin cruzarla, pero en la segunda salida fui directo a pasarla tras unos días más en el norte. Pasé nuevamente a Bolivia, conocí por primera vez Perú y actualmente estoy en Ecuador. Me lancé con todo por Latinoamérica.

¿Bajo qué modalidad realizas tu viaje?

Lo que es transporte lo solvento haciendo dedo. Había tenido experiencias previas acudiendo a encuentros a nivel nacional convocados por AutoStop Argentina. En cuanto al alojamiento acudo constantemente a Couchsurfing, casas de familia y también acampo mucho en diferentes instituciones y espacios públicos. Tengo decenas de anécdotas en terminales, peajes, al lado de la ruta, plazas, iglesias y bomberos.

DSC_0863

¿Cómo hiciste dedo en Bolivia?

Realmente fue una gran prueba, muy dificultosa pero a su vez muy seductora. Por todos lados dice que en Bolivia no se hace dedo, que te cobran todos, y no es así, es mito. Quizás el bajo costo del boleto hace que los mochileros descarten hacer AutoStop en la plurinacional. Particularmente, al principio me dejé guiar por el mito, pero durante los últimos dos meses decidí levantar el pulgar y a veces en carreteras secundarias, alternativas. Estratégicamente, intentaba parar a automóviles de alta gama y camionetas sin ninguna tipo de estampa. Cuando frenaban, con total convencimiento, aclaraba mi situación y casi todos muy amablemente se prestaron a llevarme.

DSC_0803

¿Qué historias trae aparejada el dedo?

Muchísimas positivas. Invitaciones a comer es lo que más sale, pero también aparecen bolsas de mercadería, dinero en efectivo que acepto pero a cambio de postales, y aclarando mi situación. No me gusta dar lástima, sería mentir. Mi estado físico, mi agobio, a veces confunde, pero internamente estoy muy bien y preparado para afrontar el desafío de recorrer Latinoamérica. Agradezco y valoro la ayuda, pero siempre dentro de un ambiente de felicidad. La situación negativa más extrema nunca será tan significativa como estar estable en casa.

¿Utilizas rutas alternativas o únicamente sitios turísticos?

Me encanta descubrir. De hecho, odio los sitios turísticos pero no los esquivo. Suelo pasarlos muy rápido al igual que las grandes ciudades, pero son parte del mundo y quiero conocer lo máximo posible. Como periodista, pero sobre todas las cosas como humano, busco curiosear todo, hasta lo que me desagrada. No es mi intención esquivar, adelantarme. Por suerte viajo por tiempo indeterminado, si bien a veces me apura el sellito de migraciones.

DSC_1683

¿Para obtener la moneda?

Viajo con ahorros, lo que representaría un paquete turístico base, que por suerte lo estoy estirando mucho gracias a la comercialización de postales. Tengo un equipo réflex con un par de lentes y con el correr del viaje voy mejorando mis presentaciones. Imprimo 10×15 y me pongo a parchar, con gran respuesta por parte de la gente. Busco hacer la mejor exposición de fotos y el rédito económico viene solo. También ingreso a bares y restaurantes, antes de que el plato sea servido, encontrando buenas respuestas. La fotografía es lo que más me motiva pero es importante saber hacer un poco de todo, por eso me armé dos mangueros con pulseras y hasta me animé a hacer un poco de teatro callejero. Además cambié diferente laburos fotográficos a cambio de excursiones gratis.

DSC_0498 ¿Te compran la foto o la historia?

Diría que un 90% la historia y un 10 la foto. Trato de imprimir imágenes que sorprendan, que hablen, y termino rematando contando la historia. La gente se conmueve y muchas veces, si no es dinero, la explicación trae aparejada otros beneficios como una invitación a comer, a un hogar y hasta traslados gratis. Soy un convencido de que se vende todo siempre y cuando deposites toda la energía. Conocí mochileros que solventan su viaje con expresiones culturales desvalorizadas, que en zona de confort nunca obtuvieron ni una mísera moneda, pero en situación Nómada desarrollan aspectos que los llevan al éxito. Complementan dos amores: su arte y el viaje.

¿Qué es lo que más valoras del viaje?

Disfruto de todo pero, sobre todas las cosas, de las personas. Lo mejor de los viajes son las personas. Coseché muchos amigos viajeros de diferentes países y otros en estado de estabilidad, que por alguna razón terminamos conectando. Con ellos compartimos miles de historias, de esas que perduran para toda la vida. Percibo en un futuro muy lejano, porque pienso viajar mucho, estar mirando imágenes que me trasladen de forma imaginaria a ese lugar, a ese estado, a esas sensaciones.

CSC_0504

¿Por qué viajas?

Creo que viajar debería ser una materia obligatoria en cualquier instituto o facultad. Viajar de mochilero por tiempo indeterminado te lleva a desarrollar un montón de aspectos. Particularmente me cambió y salvó mi vida. Hubiera tenido una muerte motivacional si no tomaba esta determinación, tan beneficiosa. En estado Nómada voy perdiendo prejuicios, al conocer diferentes estilos de vida, me vuelvo más tolerante y aprendo a comprender a las personas.

Estuviste en medios de repercusión nacional y continúas con el periodismo pero sin un sustento económico. ¿Se siente la falta de motivación económica?

En Catamarca un Ingeniero Agrónomo llamado Marcelo me dijo algo increíble: “La clave para ser feliz es aprender a reducir las necesidades”, mientras me mostraba cosas que trasladaba “innecesarias”. En el viaje me despojé de un montón de cosas, de forma sistemática, y realmente no las extraño. Esto me lleva a gastar cada vez menos dinero, independientemente del costo de vida del país que visito. Cada vez necesito menos el efectivo, lo extraño menos y, en paralelo, mi motivación crece porque … SOY LIBRE.

¿Cuál es tu búsqueda con “Sueños de Mochila”?

Sueños de Mochila es un agradecimiento a todas las personas que me ayudaron y una manera de mantenerme en ámbito, pero de otra forma, bajo mis propios parámetros. Disfruto muchísimo compartir vivencias de mi aventuras mediante imágenes y textos. Lo hago con frecuencia por vocación y con total responsabilidad. Por ahora es una Fan Page de Facebook porque a veces estoy imposibilitado de extenderme todos los días. Cuando tengo tiempo, Portal Mochilero me brinda su espacio y colaboración.

DSC_1694

¿Cómo cerrarías esta nota?

Cerraría esta nota explicándole a todos los lectores que no estamos locos. Muchas veces siento que me desestiman cuando cuento mi estilo de vida y realmente proyecté esta realidad esforzándome al máximo. No somos ni locos ni seres divinos, solamente un grupo de jóvenes que primero se animaron a soñar y luego demostraron que esos sueños eran posibles. Cuando quieras emprender una iniciativa poco convencional, un montón de gente pondrá obstáculos en el camino y no por maldad, sino por desconocimientos. Recuerden que no hay imposibles y que lo innovador, lo distinto, va en paralelo a un largo camino. El llegar depende exclusivamente de cada uno.



Te ha gustado!? Comparte en tus amigos!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   

Artículos Relacionados

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más

Privacy & Cookies Policy